Nace de la incomprensión de unos catorce años y va creciendo en la búsqueda de la significación mental.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Belgium

Cada parte de mi ser ha sido repartida por el mundo.
Para encontrarme, es necesario que viaje a cada rincón del planeta y averigue quién soy realmente.


En mi primera aventura, pude conocer el valor de la palabra hogar.
Pese al gran frío del que no estaba acostumbrada, cada sitio me transmitía un calor en el cuerpo que me hacía sentir muy cómoda.
Reencontrarme con amigos que son familia me hizo descubrir que por muchos años que pasarán, nada cambiaría entre nosotros.
Verificar, que este gran camino que me queda, también podría realizarlo sola.

Hace unos años viajé a Bruselas (Bélgica) con la intención de ver a una gran amiga a la que hacía siete años no veía. Trabajé duro para comprarme el billete de avión, nunca había viajado sola y nunca había viajado a un país extranjero. Pero el ver su cara de sorpresa recompensaba cualquier esfuerzo.

Llegada a la estación y en la puerta de salida, me espera ella: mi amiga, mi hermana. Alrededor, mucha gente que también espera a familiares, amigos, colegas... Ella es la única que lleva pañuelo así que la reconozco a la primera. Cuando me acerco más, se percata de mi presencia y la cara se le ilumina. Segundos después se me oye gritarla:
- ¡Tiaaa, qué fuerte que estoy en Bruselas!" - Y ella me responde con un:
- Lo sé, no me lo creo ¡ven aquí capulla!
La cara de sorpresa de la gente porque una española y una árabe se dan un abrazo mientras hablan en un idioma que muchos no entendían, era digno de ver. Todavía sigo sin comprender, porque a la mayoría de las personas les sigue "chocando" que otras diferentes quizás, culturalmente, se lleven tan bien y tengan esa complicidad de los años.

Cogimos un autobús para llegar a su casa y ver a toda la familia que me esperaba con alegría. Fue un momento lleno de abrazos, besos, entrega de regalos y palabras tales como: "¡Vaya, cómo has crecido!".
Los padres se quedaron la primera noche en casa de unos tíos y nos dejaron a mi amiga y a su hermana solas en la casa. Después de una gran charla para ir poniéndonos al día y una comida riquísima, se nos hizo de noche y salimos un rato para ver el centro de Bruselas.

La Grand Place estaba preciosa llena de luces. La arquitectura de esta ciudad he de decir que me enamoró. Iba con la boca abierta cada vez que veía algo diferente a lo que yo estaba acostumbrada. Por el camino, vimos el famoso Manneken Pis, más pequeño de lo que imaginaba, todo hay que decirlo.
El Teatro Royal me hizo soñar por unos instantes.

Al día siguiente después de un desayuno que me hizo su hermana, especial para reyes con delicias turcas y té casero, salimos a conocer el también famoso Atomium. Una estructura de grandes dimensiones formado por nueve esferas. Tuvimos que volver pronto porque empezó a llover.
Esa tarde fuimos a la zona holandesa de la ciudad a visitar a más familiares. Como podréis imaginar regresé a Madrid con unos kilos de más.

El tercer día lo dedicamos a visitar Brujas. En pleno Febrero, no se aprecia tan bien la belleza de este lugar. El viento parecía que te arañaba la cara del frío que hacía. Pero mereció la pena por las vistas, las casas, los paisajes, todo. Llegamos muy cansadas de la excursión y lo que quedaba de tarde lo pasamos en su casa. Nos tiramos hablando, riendo y recordando momentos hasta las tantas.

Y a la mañana siguiente mi avión despegaba dejando atrás una parte de mi corazón en esa familia a la que tanto quiero y espero, volver a ver con todas mis fuerzas.
No pude estar el tiempo que me hubiese gustado por trabajo y dinero. Pero lo importante fue todo lo que me enseñó.
Salí de mi zona de confort, cogí un avión para poder ver a una persona, con la que había estado toda mi infancia.
El día que nos separamos, supimos que ése no iba a ser el final, y el día que yo dejé mis inseguridades a un lado, mis miedos y decidí ir a buscarla...
Ése día, demostramos al mundo entero que la palabra AMISTAD puede traspasar las fronteras de la mente, del corazón y del mundo entero.


Especial dedicación a la protagonista de este viaje.
Mi amiga, mi hermana: Samiha.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Follow

TWITTER

INICIATIVA

INICIATIVA

Translate

Con la tecnología de Blogger.