Nace de la incomprensión de unos catorce años y va creciendo en la búsqueda de la significación mental.

viernes, 13 de enero de 2017

Atardece en tus ojos

He visto atardeceres con tu olor impregnado en mi piel.


La luz entra por la ventana dejando entrever una escena que creía olvidada, hasta que volviste.
Mil pensamientos vienen a mi cabeza cada vez que te cruzas por mis sentidos.
Me gusta verte dormir y transpirar tu paz cuando te dejas caer por mi cama.
Notar como tu respiración se convierte en melodía rozando cada nota.
La magia del momento, del lugar, de los dos juntos.
No se...

Abres los ojos y me traspasas el alma.
De nuevo, esa fuerte presión en el pecho.
Me incorporo a ver otro tipo de amanecer por el cristal de la habitación.
Tú me sigues con la mirada y te adelantas:

- Tenemos tiempo - me dices con esa voz que irrumpe sin permiso entre mis sábanas.

Y yo...
Desde la ventana, te contemplo.
Te observo detenidamente como tus ojos se percatan de mi idiota timidez, mientras te acercas lentamente.
Cerca de mi cuello, cada palabra tuya en mi oído llega de una manera ancestral.
Los escalofríos me recorren la columna y el cosquilleo juega entre los dedos de mis pies.
Mi boca paralizada, no llega a pronunciar palabra.
El momento de silencio apenas dura minutos.

Atrapas mis razonamientos dejándolos en un segundo plano.
Noqueas al pasado y me encierras contigo, entre tus brazos.
La recaída es inevitable, al igual que la pérdida de control de mi cuerpo cada vez que sostienes mis piernas.
¡Qué me tiemblan las emociones! y se me eriza el corazón cada vez que me tocas.
Te muerdo y te araño pidiéndote más y más, hasta caer rendida de placer.
Despierto en sudor.

Atardece en la habitación.
El tiempo ha terminado.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Seguidores

Follow

TWITTER

INICIATIVA

INICIATIVA

Translate

Con la tecnología de Blogger.