Nace de la incomprensión de unos catorce años y va creciendo en la búsqueda de la significación mental.

miércoles, 20 de julio de 2016

El viaje [4]

- Razones -

Es difícil dar explicaciones cuando no sabes ni lo que ocurre en tu interior.



Mi mente estaba en blanco.
¿Cómo podría escribir de mi vida si lo que quería era escapar de ella?
¿Cómo imaginar un futuro que parecía cada vez más lejano?

Tan solo pude anotar mi nombre en la esquina superior derecha: Velia (como la antigua ciudad italiana).

Cansada de las innumerables obligaciones que acortaban mi vida, problemas, falsos entendimientos y siempre con un afán de superación personal y ganas de comerme el mundo, decidí darle un sentido a las decisiones e ideas que yacían en mi mente desde hacía años.
Y ahí estaba, con veinticinco años en un tren sin rumbo aparente y sin nada de qué escribir.
Sabía que el principio me costaría y también, que no podría durar mucho con los recursos que disponía. Tarde o temprano todo el cargamento se gastaría o alguien me descubriría y me haría bajarme del tren.

No podía estar mucho tiempo ahí, protegiéndome del exterior, con miedos e inseguridades.
Aferrándome al presente cuando lo que quería era cambiar mi futuro.

Día 30. Salida del tren.

Continuará...


Recuerdos, seres de duración indeterminada que se alojan en el alma de las personas.

3 comentarios:

  1. muy bonita entrada, me he sentido identificada con ella

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias!! Espero que el resto de capítulos te gusten :)
      Un saludo.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

Seguidores

Follow

TWITTER

INICIATIVA

INICIATIVA

Translate

Con la tecnología de Blogger.