Nace de la incomprensión de unos catorce años y va creciendo en la búsqueda de la significación mental.

martes, 26 de enero de 2016

El año del progreso


Progresar es crecer, avanzar... y yo no soy de las que se quedan quietas.

La locura en el cambio me atrae, me engancha de una manera algo sobrenatural.
Me encanta ponerme metas, primero pequeñas y luego algo más especiales.
Superarme en cada paso y volver la vista atrás con media sonrisa de pura satisfacción personal y a la vez, creída.
Dicen que la vida es un libro cuyas páginas están escritas por alguien llamado Destino o algo así.
Con el paso del tiempo las páginas se deterioran y no se llegan a leer del todo bien, por eso aprovecha el AHORA y el momento.
Saborear la lectura de la vida es un placer que se disfruta con calma pero sin pausa.

La novedad es pasión. 

Las aventuras son para los aventureros... Valga la redundancia.
Para los atrevidos, los curiosos pervertidos.
Los que se alimentan de las acciones refrescantes y de las experiencias ganadas en cada error no programado.
Esa dosis de potencia que te da el saber que pronto llegarás a hacer algo que tanto te está costando, es inigualable.
El tiempo como barrera y a la vez, como adición y desesperación continua.

Los relojes se paran pero, la ciudad se mueve.

¿Estas preparado?
Sabes que el proceso puede enloquecerte pero, el postre será lo mejor que hayas probado hasta ahora.
Este año será legendario, épico y vital.
Es tu momento de demostrarte quién eres y porqué sigues aquí.

Deja de ser un simple lector y ponte a escribir.
El mañana no espera y el HOY ya ha empezado. 
Levántate y VIVE.


"Si vives sin sueños, sin metas, sin objetivos o pensamientos de superación, estarás muerto siempre. Deja de esperar que otros escriban tu vida. Coge las riendas y ponle nombre a los momentos. El mañana no espera y el hoy ya ha empezado. VIVE." 
                                                                                                                                        Thisa Ángel

domingo, 10 de enero de 2016

Querido mortal...



Me volví loca a escasos minutos del final.

Busqué en cada rincón, en cada brillo de luz, en cada vertiente del camino...
Tracé un plan exhaustivo, decisivo. Un plan perfecto.
Recorrí los más peligrosos laberintos. 
Di pasos gigantescos en las mentes más tiernas y sensibles.
Superé al silencio con el llanto de un niño.

Jugué a ser Dios con el Destino.

Tenía las mejores cartas y descifré los increíbles misterios que la Naturaleza albergaba.
Le hice Jaque Mate siete veces a la muerte.
Conseguí poseer al miedo y evitarlo.
Plasmé mis huellas en el agua surcando las olas.
Pinté nubes en lo más profundo de la Tierra.
Tenía el pleno control de los sentidos, de gran parte del universo.

Pero entonces llegó ELLA...

Desnuda, simple, delicada, caprichosa, ignorante y a la vez tan... Dominante, fuerte, grande, fogosa, llena. ETERNA.
No obedece a normas. Posee la libertad en todo su ser.
Es auténtica desde hace décadas y siglos.
Encarna cuerpos hasta alterarlos y llevarlo a la locura suprema.
Su originalidad roza lo macabro.
Fe ciega que traspasa a la máxima creación.

La salvación que quedaba por escribir con lágrimas, se marcó en mi pecho y en mis pulmones.

Me transformó.
Me cambió por completo.
Me hizo latir, sangrar y respirar.

Mi ALMA... me hizo inmortal.
Mi alma me hizo inmortal a los caprichos de un inestable corazón.

                                                                                                                 
                                                                                                                            Fotografía: Fanny.

lunes, 4 de enero de 2016

Un nuevo día


Me gustan los inicios.

Cuando empiezas algo, normalmente, tienes una mirada especial. Con un brillo reluciente y suave que ilumina las noches de invierno.

Un sentimiento de inquietud a lo desconocido.
Una emoción de grandeza si es hermoso.
Unas palabras silenciosas al ser sorprendente.

Pero nunca nostalgia y tristeza.
Los comienzos siempre son bonitos porque en ese intervalo de tiempo, no piensas en un posible desenlace. Estas más preocupado en la atención activa que en otra cosa. Te invaden inquietudes como cosquillas en el cuerpo.
Siempre queremos ser los primeros en las llegadas. Crees en ello y tienes fe en ese momento, en ese instante.

Sé que por eso me encanta el amanecer.

Son como latidos penetrantes que pueden llegar a durar milésimas de segundo, pero me gusta intensificarlos al escribir sobre ello.
Hay tantas cosas que pasan desapercibidas por la corta duración o el rápido viaje en la memoria, que no se valoran lo suficiente.

Amar la vida es un placer que satisface cada parte de mi ser.

Ser feliz cuesta, dicen los deprimidos, ya que la tristeza les ciega. Puede ser por el miedo al cambio que vayan a experimentar. Una vez leí, que si haces el gesto de sonreír aunque no te apetezca en ese momento, conseguirás una sonrisa verdadera después. Todo es intentarlo.

Se dice que existen comienzos difíciles, que hay un abismo entre la idea de empezar y el consiguiente hecho. Pero... ¿y cuando empiezas?¿cuándo consigues ese empujón que necesitabas?

A veces nos enamoramos de las tragedias y nos aferramos a ellas.
Iniciar algo significa desconcierto, y no nos gusta sentirnos perdidos. Nos gusta encontrarnos y saber que seguimos ahí, siendo una pieza clave de este universo infinito.

Pero no somos consientes que el despertar una mañana, ya es un arranque del que tenemos experiencia. Y despertar siempre es un placer porque da valor a nuestra existencia.

Es verdad que hay comienzos difíciles y que cuesta abrir las ventanas del mañana, pero si despiertas con hoyuelos, con pequeñas arrugas en las comisuras de tus labios... Ten por seguro que lo que estás sintiendo, es un hermoso amanecer. 

No te aferres a lo que ya conoces, quién sabe... A lo mejor lo que está por llegar te gusta más. 


Hoy amanece, que no es poco.





Seguidores

Follow

TWITTER

INICIATIVA

INICIATIVA

Translate

Con la tecnología de Blogger.