Nace de la incomprensión de unos catorce años y va creciendo en la búsqueda de la significación mental.

viernes, 21 de agosto de 2015

Mi Tierra.


Se me encogía el corazón y la visión se me humedecía. Eran señales de que una parte de mí se quedaba en ese lugar tan olvidado por el paso de los años. Nunca antes había sentido que tenía que permanecer más tiempo en un sitio como hasta hoy. Era extraño, sólo han hecho en falta cuatro días para que sentimientos de nostalgia y puede que, algo de tristeza, inundasen todo mi cuerpo. Los paisajes, el clima otoñal que le daba ese toque de bohemio-escritor que atrapa, el cariño de la gente, la grandiosa e irreemplazable naturaleza con sus bosques, sus montañas, el olor de lo vivo… Es difícil desprenderse de algo tan terrenal. Todo se ve tan verde con esa luz grisácea, el cual crea el contraste perfecto para el descanso, la calma y el dejar volar la imaginación.
Un lugar de ensueño que no deja indiferente a cualquiera. Estoy segura que volveré y es que, aunque no quiera, hay algo muy fuerte que me lo impide: la sangre.

Hay personas que creen que no tienen un sitio en este mundo, que podría haber la posibilidad de que su época no fuera esta, ya que sus pensamientos, sus leyes y sus formas no se pueden compaginar con lo que están viviendo. Debo de decir que yo pensaba lo mismo. Me considero una persona, en algunos aspectos, con una mentalidad tradicional o algo clásica por así decirlo. Algo no muy acorde con los acontecimientos que suceden hasta el momento. Pero algo en mí hizo replantearme esta opción. Quizás sí es mi época, quizás y sólo quizás este sí es mi tiempo, pero puede que me confundiera de lugar...
Todavía me queda tanto por conquistar y tantos sitios por ver, que respiro ansiosa por empezar una nueva aventura.

Todos en algún momento de nuestras vidas nos sentimos frustrados y confundidos, pero no por ello debemos de olvidar de dónde venimos y quiénes somos. No podrás cambiar tu pasado pero siempre podrás conquistar un futuro mejor, un lugar en el que volver a empezar.

Quizás y sólo quizás esta sí es tu época, quizás y sólo quizás este sí es tu tiempo, pero te confundiste de lugar... Búscalo y cuándo lo encuentres, sólo entonces, saboréalo.


-A mi amada Asturias-

miércoles, 12 de agosto de 2015

No busques excusas, encuentra las razones

En Madrid hay alrededor de 22,8 millones de bombillas que iluminan la ciudad de noche. 
Para que, aunque lo veas todo negro o no hayas tenido tiempo de apreciarlo con la luz del Sol, tengas la oportunidad de ampliar todas las posibilidades.
También hay más de 40 monumentos históricos que se han ido conservando a lo largo de los años. Porque, a pesar de que el tiempo pasa, hay cosas que jamás se olvidan. 

                                                               [...]

Llevo apenas 25 años en esta prueba llamada Vida, y aunque todavía me queda mucho o eso espero, tengo siempre la sensación de que cada día es más corto. De que la Luna quiere ser más veces la protagonista. De que todo es más visible pero luego no acabamos de ver... de ver para creer.
En este tiempo he conocido personas, algunas buenas otras... no tanto, pero de todas he ido aprendiendo. Todas ellas han sido grandes experiencias. Una de ellas me dijo una vez "a mí me gusta conocer gente, aunque luego no salgan las cosas como yo quiero, pero pienso que todas ellas me pueden aportar algo nuevo para el día de mañana".

He tenido la suerte, el regalo de que casi todas me han añadido cosas muy buenas, cosas que no se pueden explicar ni por escrito. Pero de todas, las que más me gustan son la locura, la fuerza, las ganas que le echan a algo cuando lo desean de verdad. Da igual de qué se trate pero, el ver su insistencia hasta que lo consiguen o su paciencia y asimilación tras un rechazo o un "espera", es digno de admiración.
Dicen que la esperanza es lo último que se pierde, por ello me gustaría, al igual que me hicieron a mí, regalaros unas pequeñas dosis de motivación con algunos escritos. Porque aunque haya muchas frustraciones vitales, quiero que sepáis que nunca estaréis solos, y que allí fuera o aquí dentro, tendréis una dulce y agradable compañía.

Con esto, no quiero decir que la soledad sea el enemigo, es más, yo pienso que es conocimiento de sí mismo y cuando tienes eso, lo podrás tener todo.
Encuentra tu momento, encuéntrate  a ti mismo y disfruta. No hay nada en este mundo que supere el amor propio porque de él nace el de hacía los demás, y con ese, el motor de tu vida. Recuerda que el caer solo es una opción y que tú eres el dueño de tus acciones. Sólo y únicamente tú serás el responsable de marcarte objetivos, traspasar las metas que te propongas y fijar los límites de tu vida.
Pruébalo  todo para saber cuándo algo es una equivocación o una nueva oportunidad. Amplia la mente y la sonrisa. Aprende a sentir las pequeñas caricias. Los abrazos valen oro y unas palabras apropiadas pueden llegar a ser tus cordones. 

Los sueños se crearon en las mentes de aquellos que tienen la valentía de perseguirlos. Y hasta día de hoy no he conocido a nadie que no haya tenido un sueño. Algunas de esas personas pensaban que rendirse es sinónimo de cobardía, de estar perdido. Pero yo quiero llegar más allá, quiero convertir las palabras y jugar con ellas. Que el rendirse se convierta en templanza activa o pensamiento rebuscado con posible solución. Atrévete a darle la vuelta a los problemas y poner del derecho las esperanzas. Si realmente sabes que estás compartiendo el mundo con el resto de seres que viven en él, que se note. Que no se diga que no lo has intentado. Que no se diga que viniste de pasada porque te equivocaste de camino.  
Estás aquí por una razón y este es tu mundo, pero... ¡tienes que ganártelo!
Recuerda que la Vida nunca te ofrecerá algo que no puedas soportar.



Especial dedicación a una gran amiga --> "A mí me sobra un año, porque yo entro en este" 

Seguidores

Follow

TWITTER

INICIATIVA

INICIATIVA

Translate

Con la tecnología de Blogger.